Home Estilo de vida Belleza Conoce seis errores que cometes al aplicar máscara
Conoce seis errores que cometes al aplicar máscara

Conoce seis errores que cometes al aplicar máscara

0
0

Sombra aquí y sombra allá, eso sí, sin olvidar la máscara, necesaria para conseguir una mirada de ensueño y unas pestañas cautivadoras. No falla. Ese toque que aporta el rímel se ha convertido en un complemento esencial de sencilla aplicación en la teoría que, sin embargo, también entraña ciertos ‘secretillos’ en la práctica.

¿Quieres saber cuáles? No pierdas detalle de los siguientes consejos y evita fallos garrafales, como manchas de tinta en párpados, mejillas y dedos que pueden arruinar un maquillaje fetén. ¡Manos a la obra!

#6 Movimiento siempre horizontal
¿Cómo te aplicas la máscara de ojos? Seguro que la repuesta universal es con movimientos horizontales desde abajo, ¿verdad? Bien. Es correcto. Pero también puedes darte alguna capa con el pincel en posición vertical, como si del limpiacristales del coche se tratase. ¡El efecto final será increíble!

#5 ¿Rizar las pestañas después del rímel?
Error, sí, es un error, porque puedes romper tus pestañas muy fácilmente. El primer paso es rizarlas y, posteriormente, deberás poner el producto sobre ellas. No lo olvides. Aquí, el orden de los factores, sí altera el resultado.

#4 Mira hacia abajo
Las prisas o el pulso pueden acarrear unas horribles manchas en el párpado cuando la tinta todavía está húmeda. ¡Vaya faena! No son nada estéticas, pero 100% evitables si tenemos en cuenta el siguiente consejillo: mira al suelo durante un par de segundos. Ese tiempo será necesario para un secado eficaz y pondrá fin a esos temidos ‘manchurrones negros’ que desesperan a cualquiera. Pero también hay solución cuando ya son inevitables mojando la punta de un bastoncillo en base de maquillaje camuflador. ¡Listo! No tienes excusa para lucir perfecta.

#3 Apurar el producto
Remover y remover para sacar hasta la última gota de máscara puede tener un efecto contraproducente. Aunque parezca increíble. Este bombeo incesante suele terminar con aire no deseado que motiva la aparición de bacterias en la botella. Estas partículas secan el producto, generando un ‘efecto araña’ nada estético en nuestras pestañas. Si quieres apurar, intenta curvar o retorcer el envase.

#2 Exceso de tinta en la punta
Muy común, también, es el exceso de rímel en la punta del pincel. ¿Qué sucede? La tinta llega a las comisuras interiores de los ojos y genera antiestéticas manchas que echan por tierra una mirada bonita y cómplice. Fíjate bien en cada aplicación y, si percibes ese exceso, retíralo con un poquito de papel. Solo tienes que estar atenta.

#1 ¿Segunda capa al final del día?
Llegó la hora del retoque y creemos que una segunda cpa al final del día es una idea brillante… ¡no y mil veces no! El rímel no es un pintalabios. Tampoco un lápiz de ojos. Evita esa segunda capa, que se convertirá en un ‘pegote’, a menos que el tiempo te permita desmaquillarte para volver a maquillar. Cómo dice el refrán, a veces el remedio es peor que la enfermedad. ¡Aplícatelo!

El correcto uso de tu rímel conseguirá que saques todo el partido a tu mirada. ¿Qué estás esperando?

 

FUENTE: IMujer